El Arte de Enamorar

Merche C. Servellera
El arte de Enamorar.

Dice un buen amigo y mentor, que si no enamoras tienes que ser barato; si no enamoras, tienes que bajar el precio...

Esto vale para la vida personal y para la profesional, en todos los aspectos y circunstancias que vivimos dia a dia.

Solemos perdernos en la prisa, la presión, las rutinas que nos llevan a actuar por inercia para, ni mas ni menos que, sobrevivir. O al menos es lo que creemos.

Y así acabamos hundidos en una vorágine de acciones autómatas, y en consecuencia con un estado emocional agotado, dañado y que se limita a mostrarse igual de autómata que nuestra manera de actuar.

Esto evidentemente no proporciona, ni a la larga ni a la corta, satisfacción ninguna. Es posible que algunas mentas que nos hayamos propuesto, sobre todo en el plano económico, las logremos alcanzar. Pero a qué precio? es lo que nos debemos preguntar.

El precio que pagamos es altísimo. Lo pagamos con la imagen que damos de lo que nos hemos convertido.
Para explicarlo sencillamente, somos lo que compartimos, no nuestros títulos, ni nuestros coches, o casas, o regalos carísimos. Somos lo que trasmite nuestro ser, nuestra persona. Y una persona estresada, agotada, irritada o irritable, sin tiempo para dedicar a quienes ama y lo aman, a sus aptitudes, a su yo interior, no puede compartir nada saludable. Nada que merezca la pena "COMPRAR".

Cuando somos asi, cuando tenemos esa actitud, cuando nos motramos de esta guisa:
- ¿Quien va a darte el valor que realmente tienes?
- ¿Quien va a querer tenerte cerca?
- ¿A quien podras conquistar y hacer que sienta que tienes algo bueno que aportarle?
A NADIE.

Es duro y cruel, pero realmente ni tu mismo, y lo sabes, querrias estar, o colaborar con una persona asi.
Y por tanto, por haberte quitado a tí mismo tu lugar, el que te correspondía y dejaste perder por esa inercia infernal que te arrastró, ahora te toca mendigar compañia y reconocimiento.

Y se mendiga no solo en las relaciones interpersonales, que es la forma mas indigna de relacionarse con el otro. Se mendiga tambien en nuestras relaciones profesionales, aquellas de las que dependemos para poder salir adelante económica y personalmente por nuestro desempeño laboral.

El coste es brutal, y una vez caido en ese peldaño tan pero tan bajo, subir y volver a posicionarse, si bien no es imposible, si es cierto que el esfuerzo es un millon de veces mayor, que cuando subiste por primera vez. Ahora tienes gente en contra, ahora tienes etiquetas que generan desconfianza, ahora eres un ser poco atractivo....No enamoras.

El arte de enarmorar no es un acto sino una actitud.
Es una actitud ante la vida desde el primer segundo de la mañana. Es agradecer un dia nuevo abriendo los brazos de par en para para recibir todo lo nuevo que traiga.
El arte de enamorar es no enseñar, sino mostrar con nuestro comportamiento aquello que realmente somos. Y solo podemos mostrar bueno si dentro tenemos bueno, por mucho que lo digamos, que lo gritemos o lo impongamos. Si no lo vivimos no lo somos y por tanto no lo podemos compartir.

Si dedicas tu vida a adquirir conocimientos técnicos, que te aporte cantidad de "cosas", y te olvidas de la calidad de tus vivencias, no tendrás nada. Habrás perdido la capacidad de emocionarte. Y sin emociones nos volvemos ávaros, codiciosos, superficiales, uraños.....Insorportables.

Uno no puede ser buen profesional, buen padre, buen esposo o esposa, si no es bueno por dentro. Y ahí está tu verdadero valor.
Para enamorar solo lo harás emocionando. Y solo emocionaras si, ya sea en tu trabajo diario, en tus estudios, en tu vocacion, en tu hogar con tu familia, vives emocionado y agradecido. Eso es lo que se trasmite. Y trasmitiendo ese sentimiento, se enamorarán de ti.

Una vez enamorados, en tu familia, en tus relaciones personales, te buscarán y te agradecerán tu tiempo y tu compañía, disfrutándola contigo.

En tu profesión, en tu trabajo, tanto compañeros, como jefes,así como clientes, reconocerán tu valor, que aquí si tiene un aspecto económico y necesario, pero esta  cuestión monetaria pasará a un segundo plano, prevaleciendo tus aportaciones emocionales continuas. Con emoción es la unica forma de ser y comportarte como un buen profesional que todos admiren y valoren.

Por lo tanto hay que dar un giro a nuestras rutinas, a nuestros vicios e inercias, y preguntarnos si realmente nos están llevando a donde queremos estar y ser, o totalmente en el sentido opuesto.

Preguntarnos cual es nuestra estrella polar, la que nos marca el camino hacia el lugar donde queremos estar, y poder ser como somos, y como queremos ser.
A partir de ese trazo rectificar nuestras acciones encaminandolas hacia ese punto brillante y Enamorar.